El Plan Cachito (IV)

Avanza el plan “Cachito” en el plano nacional e internacional. El problema es para el presidente Mario Abdo Benítez, que tiene la cama bien puesta -¿recuerdan?: “no se preocupen que ahí está Rodríguez”-. El suelto de UH crea la anestesia, dice: “Este acuerdo sirve para sostener al gobierno de Abdo, quien soporta una fuerte presión por parte del cartismo”. Desde mi punto de vista, es todo lo contrario.

Según lo que se sabe, sobre todo por las publicaciones de ABC Color con sus lamentos, y los demás medios de comunicación, fue Horacio Cartes el que salvo al presidente de los intentos de destituirlo vía juicio político. La tan criticada “cicatriz”.

El plan de los bolivarianos fue definido en Puebla. Les refresco la memoria: “Enfrentar en forma enérgica el avance de derecha sobre nuestros pueblos. Así lo evidencian los gobiernos neoliberales reciclados, como los de {…} y de Mario Abdo Benítez {…} que destruyen la democracia y los derechos sociales conquistados”.

Los colorados solo pueden justificar su alianza con los comunistas de cara a unas internas que de ninguna manera puede tener de protagonista al presidente Mario Abdo Benítez. Los ex presidentes no pueden ser candidatos, a nada.

¿Entonces, cual es el rol del actual presidente y qué preocupa a la ANR?

Lo que preocupa es el dinero y los cargos públicos de cara a las elecciones presidenciales. En este sentido, el titular del suelto publicado en UH es correcto: “El sector anticartista se proyecta en Diputados y apunta al 2023” (UH, 18 DE JULIO DE 2021).

El plan “cachito” es tener sometido al presidente (cargos y presupuesto) a los acuerdos políticos del Frente Guasu y a las necesidades electorales de sus correligionarios.

Añetete no es “abdista”, como ya pudo ver. Es un movimiento compuesto por “candidatos” que necesitan de las mejores condiciones para las próximas internas. Necesitan del gobierno para sus candidaturas, no un gobierno para el país.

Aquí les dejo otra publicación aparecida recientemente en la prensa: “En el Senado suman 11 colorados y buscan cerrar fuerzas en Diputados. Las movidas apuntan al 2023 y a cerrar acuerdos claves con la oposición en cupos para la Corte, el TSJE y la Contraloría.”

“Ahora este sector avanza hacia la Cámara de Diputados, donde el vicepresidente Hugo Velázquez tiene un grupo que le responde directamente. El nexo que está buscando cohesionar fuerzas y las negociaciones es el diputado Freddy D’Ecclesiis.”

“Amplio acuerdo. Este bloque busca también tener la fuerza suficiente para negociar las futuras vacancias en cargos claves: dos cupos en la Justicia Electoral, en el primer semestre de 2022, con las vacancias que dejarán María Elena Wapenka y Alberto Ramírez Zambonini. También están mirando el espacio en la Contraloría General de la República, la Defensoría del Pueblo y en la Corte Suprema de Justicia, con la futura salida de Gladys Bareiro de Módica.”

En síntesis, lo de siempre. Los bolivarianos tienen un plan político con objetivos y métodos claros en permanente ejecución. Los partidos tradicionales no tienen otra cosa que especulación electoral y como herramienta la traición, siempre disponible.