Señalan “descenso vertiginoso” de casos y decesos, pero no es aún para relajarse

El doctor Guillermo Sequera, director de Vigilancia de la Salud indicó, que se espera salir de la zona roja la próxima semana, que es importante ver con buenos ojos el descenso, pero que la situación no es para relajarse.

Aún hay casos de COVID-19 y estos se están dando no tanto en las grandes ciudades departamentales, sino en pueblos y compañías del interior. Si bien los números son pocos en el impacto, se habla de vidas que se están viendo afectadas por la pandemia en los diferentes rincones de la República.

En Central y Asunción, se presenta un descenso muy importante de casos, de entre 14 y 15%, prácticamente un 50% menos de lo que fue la situación hace un mes y medio, cuando se registraba el pico de la pandemia.

La disminución de casos también se observa en Caaguazú, Cordillera, Alto Paraná, Guairá, Caazapá e Itapúa, que tiene alguna oscilación en los casos, pero también se encuentra en la mitad de lo que fue hace un mes.

Paraguarí, Misiones y Ñeembucú muestran mismas señales. Así también, el norte del país tiene una oscilación considerable en el número de positivos COVID-19. La región chaqueña, que tanto preocupaba, principalmente por el foco en Villa Hayes, presenta descensos muy importantes en los números.

En los últimos 14 días, prácticamente casi todos los municipios del país presentaron casos positivos y 64 distritos están en el nivel 4 de circulación comunitaria del virus, nivel en el que se encuentran Asunción, distritos de Central muy cercanos a la Capital, Misiones y Alto Paraná.