Paraguay necesita una Madre

Por Estela Valdés

Históricamente gloriosa, combativa y altiva, la mujer paraguaya es la gran fortaleza de nuestro país. Es cabeza de hogar, trabaja tanto dentro como fuera de casa, sin descanso ni treguas porque tiene un compromiso con la vida, con los hijos que trajo al mundo y en la gran mayoría de los casos lo hace sola.

Ser el sostén de una familia impone la condición de estar fuera de casa, lejos de los hijos menores durante muchas horas, no existe otra opción; es víctima de acoso sexual, sufre violencia domestica, y es estadística creciente de feminicidio, es la triste realidad que nos toca vivir, y en estas circunstancias tampoco se hace fácil fortalecer la idea de familia.

En las últimas décadas muchas mujeres paraguayas y cuando hablamos de mujeres, hablamos de madres, debieron migrar para tratar de obtener más recursos para los suyos. La falta de oportunidades impuestas por la ausencia del Estado, asignó el desarraigo, madres fuera de su patria, e hijos que crecen con sus abuelos, sus tíos y en algunos casos con extraños.

Como pasan y lo que sucede con estos niños y niñas, conocemos y escuchamos a diario, no todos, pero muchos de ellos, sufren maltratos y abusos, los que no pasan por esto, sufren la ausencia de su mamá.

Gran parte de nuestra sociedad es integrada por hijos, de madres fuera del país, de madres que deben pasar muchas horas fuera de casa, cuando tienen una, y podría decirse que están creciendo solos

Estos van a ser adultos en algún momento, algunos ya lo son, también van a tener hijos, a quienes además de los escasos recursos, ¿qué valores y nociones de familia tienen para dar a la nueva generación?

No es nuevo, que muchos de ellos poco o nada saben, ni de nuestra historia, o porque se exalta y honra a la mujer paraguaya; ellos no saben y no les parece importante.

Están escribiendo su propia historia, una en la que llegar lejos podría significar mostrar sus atributos en algún diario o grupos de redes sociales, o desnudarse en algún lugar público y que la filmen como lo hicieron muchas, o en conquistar a algún señor casado que le pague la “ facu”, le regale un celu y una moto y ya.

También son mujeres paraguayas, también en algún momento serán madres y cuando se habla de la Gloriosa Mujer Paraguaya, hasta ahora no es esta la imagen, ni el modelo que nos viene a la mente.

Debemos rescatar a nuestra sociedad, que el Estado dirija su mirada y sus acciones hacia la mujer, hacia la madre paraguaya, que bien sabemos es el pilar de nuestra sociedad, y debe tener condiciones de educar a sus hijos sin tener que dejarlos.

Esta es la mayoría que debemos mantener, para un país que necesita ser rescatado, que necesita una madre, un país que necesita a la Mujer!