Mente abierta, un nuevo rumbo y mejores negocios

“La mayoría de las empresas han tenido que modificar el rumbo que habían marcado” afirma Elvira Ruffinelli, socia directora en Baker Tilly Paraguay. Sin embargo, esto trajo aprendizajes y permitió explotar algunas oportunidades para desarrollar mejores negocios.

Baker Tilly lleva 25 años posicionada como socio estratégico de sus clientes, ayudándolos a aprovechar el potencial de las herramientas disponibles y aptitudes necesarias para responder de manera efectiva a los desafíos que aparecían.

A la hora de realizar asesoramientos y consultorías este año, ¿cómo ha visto la gestión de las empresas, en comparación al año pasado?

La mayoría de las empresas han tenido que modificar el rumbo que habían marcado. El 2020 fue un año inesperado que trajo consigo cambios demasiado significativos;  las necesidades de los consumidores han cambiado, la forma de atender las nuevas necesidades también.

Fue necesaria una reestructuración financiera en la mayoría de las empresas, un control más estricto en el  manejo del flujo de fondos. Además, una nueva manera de trabajar con  los recursos humanos. La publicidad e incluso los canales de comunicación se han modificado.

En el 2021 ya tenemos algunas lecciones aprendidas y otras áreas donde se siguen probando opciones a través del ensayo y el error.

¿Cuáles cree que han sido complejidades que se presentaron el año pasado, con este nuevo contexto, y cuya respuesta o soluciones se han ido asentando este año?

Creo que este año estamos mejor preparados para el uso de las diferentes herramientas informáticas. Si bien es cierto que desde hace tiempo ya las teníamos disponibles, hasta el momento en que nos vimos avasallados por la situación sanitaria no las teníamos como opción preferente.

El manejo de los recursos humanos ha sido otro de los grandes desafíos: estrategias de control para el home office, mecanismos de afianzamiento del cliente interno – ya que, más que nunca es necesario su compromiso con las metas marcadas-, los cambios de hábitos respecto a los cuidados sanitarios. También es fundamental la flexibilidad en las tareas y los horarios, pues las planificaciones elaboradas van cambiando constantemente, debido a que la cantidad de gente afectada por la COVID-19 va en aumento. En nuestro caso, por lo menos, dependemos totalmente de nuestro capital humano.

En la curva de la transformación que han vivido las empresas, ¿Cuáles cree que son aprendizajes que han llegado para quedarse?

A  mi entender el home office, el uso de la tecnología, el distanciamiento social y la creatividad a la hora de atender las necesidades de los clientes son puntos que han llegado para quedarse.

¿Cuáles son desafíos que aún observa?

El gran desafío es siempre mantener la mente abierta. Necesitamos ser altamente flexibles; nuestros compañeros se enferman, cada persona tiene una manera diferente de reaccionar ante la enfermedad y el proceso de recuperación es sumamente distinto entre un organismo y otro.

Nuestros clientes tienen una necesidad de información cada vez mayor que debemos atender con los recursos disponibles. Hay pocas áreas que han logrado un desarrollo exponencial en este periodo, aún en este casos las modificaciones a realizar para hacer frente a un crecimiento inesperado es fundamental.

Otro grupo importante hizo modificaciones radicales en su giro comercial y administrativo para afrontar las nuevas situaciones que se fueron presentando, lo que trae consigo una necesidad imperiosa de información financiera.

Otros han podido mantenerse a flote con refinanciaciones de pasivos y disminución de gastos, lo que también hace que suba su nivel de exigencia respecto a los datos requeridos a sus asesores

¿Qué oportunidades aún quedan pendientes para ser trabajadas?

Oportunidades a ser trabajadas siempre habrán en todo tiempo. Lo importante es lograr la apertura mental necesaria para detectarlas, hacerlas crecer, marcar la diferencia.

¿Algún mensaje que quisiera dejar a otras empresas?

Todos nos hemos visto obligados a cambiar, a desaprender algunas cosas, aprender otras. Es fundamental seguir avanzando a pesar de las adversidades, crecer sin perder la solidaridad y la calidez humana que como paraguayos siempre nos ha caracterizado.

Estamos iniciando una nueva forma de vivir y debemos prepararnos constantemente para no quedar rezagados; enfocar toda nuestra energía para superar los obstáculos que se van presentando.

Audios