Día mundial de pacientes trasplantados

Esta fecha es una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y tiene como objetivo promover la donación de órganos y reconocer el impacto que esta práctica tiene en la vida de los beneficiados. Celebrar este día significa una ocasión para pacientes en espera de una oportunidad para seguir viviendo mediante la donación y trasplante de órganos.

Desde el Ministerio de Salud Pública subrayan la importancia de promover  la consolidación de una cultura ciudadana en pro de la donación de órganos y tejidos, para sensibilizar a la comunidad sobre este regalo de vida a las personas que están en lista a la espera de un órgano.

Un trasplante traslada un órgano, tejido o células sanas de una persona a otra. Existen dos tipos de donantes:

  • El donante vivo:es aquel que puede donar por voluntad propia y a un familiar órganos sólidos como un riñón o parte del hígado y médula ósea
  • El donante cadavérico:debe morir en una circunstancia especial que se denomina muerte encefálica. Su cuerpo deberá permanecer en un centro hospitalario donde se pueda mantener artificialmente para que se logre la extracción de los órganos y tejidos

Los órganos que se pueden donar cuando se ha diagnosticado muerte encefálica o parara cardiaca son:

  • En muerte encefálica o muerte cerebral:corazón, pulmón, hígado, riñones y páncreas; así como los tejidos de hueso, piel, córneas, tendones, cartílago y vasos sanguíneos.
  • En parada cardiaca (cardio-respiratoria): hueso, piel, córneas, tendones, cartílago y vasos sanguíneos.

El impacto de la pandemia de COVID-19 sobre la medicina del trasplante

La Coordinadora Médica del Instituto Nacional de Ablación y Trasplante (INAT), Dra. Elsa Escalante manifestó que, la actual pandemia disminuye la actividad de trasplantes y el número de donantes por varias razones en el mundo.

Por otro lado refirió que, si se reúnen todas condiciones necesarias como cama UTI y test PCR para coronavirus negativo, es esencial que la familia respete la voluntad de su ser querido fallecido; esto con el propósito de mantener una cantidad de trasplantes mínimos necesarios, especialmente para los casos más urgentes.