Había vacunas, pero no pudieron aplicarse por problemas de logística

El doctor Héctor Castro, director del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), en conferencia de prensa, confirmó que  los retrasos en el proceso de vacunación que se suscitaron en el Hospital General de Barrio Obrero, se debieron a un problema de logística.

Admitió que se había puesto a disposición del citado centro asistencial una cantidad importante de dosis de vacunas Sputnik V, pero apuntó que la aplicación de las dosis no pudo realizarse por no contarse con la estructura necesaria para el efecto.

“Tengan en cuenta que manejar esta vacuna en particular implica muchísima logística, no solamente recursos humanos sino que también de un tiempo para vacunarse”, expuso.

Además explicó que como el lugar ya cuenta con una demanda establecida, no solo para vacunas de segunda dosis contra el covid, sino también para vacunas contra la influenza y de las que forman parte del esquema regular, se evaluó implementar todo un despliegue en un espacio reducido.

“Se estaba evaluando si convenía o no por eso es que se dilató el reinicio, pero tiene que ver con esa situación”, refirió.

No obstante anunció que la dificultad ya estaba en vías de solución, de tal modo a que la reanudación del plan se estaría concretando en horas del mediodía.

Por otro lado, el doctor Héctor Castro reportó que a la fecha ya fueron aplicadas 237.556 dosis, discriminadas por distintos grupos de edad.

Detalló que 4.561 personas adultas mayores de 60 años de edad ya recibieron la vacuna por encontrarse encamadas.

Mencionó que en el reporte también se incluye 25.552 dosis aplicadas a personas de la franja etaria comprendida entre los 65 y los 69 años de edad.

Además mencionó que ya fueron inoculadas 44.436 personas de entre 70 y 74 años, 37.742 personas de 75 a 79 años, y 43.798 de 80 años y más y 81.467 dosis aplicadas al personal de salud.

Audios