Crecen las protestas en Colombia tras denuncias de abusos policiales

Los manifestantes salieron a las calles luego de la muerte de una joven de 17 años, en lo que se investiga como un suicidio después de haber sido arrestada y abusada sexualmente por la policía.

La ciudad colombiana de Popayán se convirtió en las últimas horas en el nuevo epicentro de las protestas antigubernamentales, con un nuevo muerto por la represión de las fuerzas de seguridad, unos 20 heridos y una comisaría y una morgue incendiadas.

Los manifestantes salieron a las calles luego de la muerte de una joven de 17 años en esa localidad ubicada al sur de Cali, en lo que se investiga como un suicidio después de haber sido arrestada y abusada sexualmente por la policía, de acuerdo a la denuncia de organismos de derechos humanos que ya analiza la Procuraduría General de la Nación.

El presidente Iván Duque dio el viernes la orden al ministro de Defensa, Diego Molano Aponte; y al ministro del Interior, Daniel Palacios; para que se trasladen a Popayán para resolver la crisis que se suma al resto de las manifestaciones que sacuden al país y cuya fuerte represión ya dejó más de 40 muertos.

El nuevo fallecido fue identificado como Sebastián Quintero Múnera, un estudiante de 22 años que perdió la vida por el impacto en el cuello de una granada aturdidora lanzada por miembros del Escuadrón Antidisturbios, según el balance recogido por Caracol Radio.

Además, una tanqueta de la policía arrolló a un grupo de manifestantes y algunos de ellos resultaron heridos de gravedad, de acuerdo al mismo medio que cifró en unos 20 el total de lesionados.

Previamente, hubo un ataque a las instalaciones de la Unidad de Reacción Inmediata (URI), donde, según la denuncia de defensores de derechos humanos, habría sido violada la joven, informó el diario El Tiempo.

Además, incendiaron el departamento de Medicina Legal donde se está investigando el suicidio y los abusos.

Fuente: Telam