Sube la tensión en Medio Oriente, pese a los reiterados llamados a la calma

El Encargado de Negocios de la Embajada Paraguaya en Tel Aviv, Fernando Alló, en entrevista con Radio 1000, lamentó los nuevos brotes de violencia que se produjeron entre la comunidad árabe musulmana de Palestina y los judíos de Israel.

Señaló que las tensiones entre ambos grupos se fueron acumulando y apuntó que los reiterados intentos de llamado a la calma no tuvieron el efecto deseado.

“Evidentemente están detrás de toda esta violencia buscando un rédito y no tienen mucha consideración por la vida de las personas inocentes que poco y nada tienen que ver con el conflicto, que son los civiles los que finalmente pagan el precio”, comentó.

El Ejército israelí y las milicias palestinas en la Franja de Gaza se enfrascaron en un intercambio de ataques desde las últimas horas del 10 de mayo, la mayor escalada del conflicto desde 2014. Las tensiones iniciaron con las restricciones de las autoridades israelíes en pleno Ramadán, se elevaron en las protestas contra los desalojos de familias palestinas y se han extendido incluso entre la población árabe-israelí.

El interminable cara a cara entre israelíes y palestinos atraviesa un nuevo capítulo de un conflicto que se renueva, se expande y se transforma. La peor escalada de tensiones desde 2014 se materializó en el intenso intercambio de ataques entre las fuerzas israelíes y las milicias palestinas, lideradas por el grupo armado Hamás.

Este nuevo estallido combina las diferencias históricas con sus propias particularidades, como el hecho de que su origen haya sido en Jerusalén, de la mano de las protestas de manifestantes palestinos contra las restricciones de las autoridades israelíes en pleno Ramadán y la amenaza de desalojos de familias palestinas en el este ocupado de la Ciudad Santa.

Un pico de violencia que se ha replicado entre las comunidades árabes-israelíes y que no está ajeno al confuso contexto político que vive Israel.

Audios