Nueve clubes “arrepentidos” de Superliga aceptan multas de la UEFA

La UEFA anunció ayer viernes una serie de sanciones leves, principalmente financieras, contra nueve de los 12 clubes que intentaron sin éxito la creación de una Superliga Europea el pasado mes y con los que ahora se llegó a un acuerdo, tras su disculpa y el reconocimiento de su “error”.

Los otros tres clubes: Real Madrid, Barcelona, Juventus, que “rechazan renunciar” al proyecto de Superliga europea, se exponen a sanciones más duras, que serán estudiadas próximamente por las instancias disciplinarias de la UEFA.

Los nueve clubes “arrepentidos”, los que se desligaron antes del proyecto de torneo privado que pretendía competir contra laLiga de Campeones de la UEFA, deberán principalmente renunciar al 5% de los ingresos por su participación en las competiciones europeas durante una temporada.

“Aceptando sus compromisos y su voluntad de reparar el daño que causaron, la UEFA quiere dejar este capítulo en el pasado y avanzar con espíritu positivo”, subrayó el presidente de la UEFA, Aleksandar Ceferin, en un comunicado, subrayando que “no puede decirse lo mismo de los (tres) clubes que siguen comprometidos con la llamada Superliga”, por lo que “la UEFA obrará en consecuencia”.

Los nueve clubes que renunciaron al proyecto de nueva competición (Tottenham, Arsenal, Manchester City, Manchester United, Chelsea, Liverpool, Atlético de Madrid, Inter de Milán y AC Milan) aceptaron una serie de “medidas de reintegración”.

Además de renunciar a ese 5% de sus ingresos UEFA de competición en una temporada, pagarán una donación “agregada” de 15 millones de euros (18,2 millones de dólares) para las “comunidades locales” del fútbol europeo y se comprometen a participar en las competiciones UEFA para las que se clasifiquen.

Aceptan también el pago de una multa de 100 millones de euros (121,5 millones de dólares) si algún día buscan disputar una competición “no autorizada” y una multa de 50 millones de euros (60,8 millones de dólares) por toda otra ruptura de sus compromisos.

Se unirán de nuevo a laAsociación Europea de Clubes (ECA), que abandonaron en el momento de la ‘rebelión’, a la vez que deben “tomar todas las medidas” para romper con sus antiguos socios de la Superliga europea en lo referente a ese proyecto.

“Esos clubes reconocieron sus errores rápidamente y tomaron medidas para demostrar su contrición y su compromiso con el fútbol europeo”, señaló Ceferin.