Conductor presuntamente ebrio habría ocasionado triple choque: víctimas piden justicia

Un triple choque de vehículos, que dejó al menos siete heridos entre graves y leves, se produjo el pasado 8 de enero en el kilómetro 59 de la ruta 2, a la altura de Ytú, zona de Caacupé. Varios niños resultaron lesionados también tras el percance.

Jessy Ruiz Díaz, abogada de la señora Andrea Escobar, una de las víctimas, en charla con Radio 1000, contó que el conductor identificado Paulo César Peralta, aparentemente en estado de ebriedad, pasó al carril contrario y chocó frontalmente a ellos.

Ruiz Díaz contó que lo peor del caso, presuntamente la fiscal María Insaurralde, había dicho que no puede efectuar ninguna diligencia porque “no hubo fallecidos”.

“Literalmente tuve que ir a llorar a la fiscal para que haga su trabajo, si no fuera por mi plagueo o por todo lo tuve que ir a armar en esa unidad fiscal, ella no iba a hacer la extracción de sangre del señor Paulo César Peralta, que sería funcionario del Poder Judicial en Caacupé”, expresó.

Acá no solo se analiza el estado etílico, sino las maniobras que efectúa el conductor, argumentó la profesional del derecho. “Es grave, tiene que fallecer una persona para que la fiscal diga que es un delito de acción penal pública, es irracional que me ha mencionado la agente fiscal”, sentenció.

Audios