“El pastor sí quería quitarme la virginidad”, relata una de las víctimas por supuesto abuso

Liliana, una de las víctimas que denunció al “pastor” José Félix Villalba Casco, de la Iglesia Belén Pentecostal del Paraguay por presunto abuso sexual y acoso, su dura experiencia con el predicador y el perjuicio psicológico que le causó en todos estos años.

Inicialmente se presentaron a hacer las demandas 8 víctimas, pero son ocultas a raíz que son amedrentadas.

“Siempre aconsejaban que nunca deberíamos de mirar al siervo de Dios, el siervo de Dios era José Villalba. La iglesia es grande y con mucho poder”, expresó en charla con Radio 1000.

La mujer mencionó que esto había iniciado cuando tenía 13 años y era acosada por Villalba, quien acostumbraba a manosearle.

“Fue terrible porque estaba en duda en cómo accionar, con miedo, no teníamos voz, no teníamos nada. Nos acosaba, nos besaba, nos hacia prácticamente enamorarnos de él y por eso ahora que somos mayores, tenemos fuerzas, hacemos la denuncia porque esto es un crimen. El 17 de setiembre hicimos la denuncia”, relató.

En otra ocasión, dijo que pensó que era la única. Se enteró más adelante que habían más víctimas, hoy ya todos mayores de edad.

“Yo me escapé a los 14 años. El pastor quería quitarme la virginidad, me pregunta si ya menstruaba, si ya sentía algo por los hombres, pregunta si sabía de sexo y en aquel momento yo le decía que no: me mostraba todo con el dedo, entonces, con la inocencia, estaba actuando el mal por mí. Yo decidí no irme más a la iglesia”, agregó.

Las víctimas de este caso tardaron años en denunciar y esto se debe a que se requiere mucho valor que se adquiere recién cuando uno es adulto, comentó.

“La fiscalía no entiende, no hace su trabajo, no da prioridad al caso, quiere dejar por terminado”, sentenció.

Audios