Cancillería considera “irresponsables” las expresiones de representante de NNUU

El Ministerio de Relaciones Exteriores respondió y calificó de “irresponsable” al representante de la Organización de Naciones Unidas (ONU) por “insinuar una posible alteración de los hechos”, al pedir que se esclarezca la muerte de dos niñas en un operativo de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) en Yby Yaú, el pasado miércoles.

Jan Jarab, representante en América del Sur de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, expresó mediante otro comunicado este domingo que Paraguay debe investigar sin demora y de forma imparcial “las muertes de dos niñas durante un operativo realizado esta semana por agentes del Estado”.

“La Cancillería rechaza rotundamente las expresiones del comunicado que aluden a las normas del Protocolo de Minnesota y considera irresponsables las expresiones del representante Jan Jarab, que insinúa posible alteración de los hechos, sin siquiera requerir y tomar conocimiento del informe oficial proveído por el Estado”, señala el comunicado que emitió la cartera estatal en la tarde de este domingo.

“Este hecho que junto a otras actuaciones del mismo ya objetadas y observadas a la Oficina de la Alta Comisionada llevan al extremo de retirar la confianza al señor Jarab, en cuanto a su predisposición de entablar una comunicación fluida, directa, constructiva y permanente con las autoridades competentes del Estado paraguayo”, añade el escrito.

en el comunicado difundido por Cancillería, se manifiesta que la institución no recibió ninguna solicitud por parte de la Oficina dependiente de la ONU y considera que “sería sumamente constructivo que dicha oficina se nutra igualmente de la información oficial para emitir pronunciamientos más equilibrados y objetivos”.

Por otro lado, el Ministerio de Relaciones Exteriores también aclara en su respuesta al representante de Naciones Unidas que el autodenominado EPP “no es un grupo armado no estatal, como erróneamente afirma dicha oficina, sino una organización criminal, con objetivos y acciones terroristas, como ya ha sido confirmado en fallos firmes y ejecutoriados por los tribunales de la República”.

Afirma que “el Estado paraguayo renueva su total apego a las normas de protección de los derechos fundamentales y las garantías judiciales, contenidas en la Constitución Nacional, así como a las normas del Derecho Internacional de los Derechos Humanos y Humanitario, y se pone a disposición de todos los órganos de supervisión de tratados para cooperar en torno a este tema”.

“El Paraguay mantiene su invitación abierta y permanente a los órganos de tratados y relatorías para dar un enfoque integral a la problemática y cooperar con el Estado en ese sentido”, concluye el comunicado.