Covid-19: la lucha no está en hospitales, está en la calle y en la calle estamos perdiendo, advierten

El ministro del Interior, Euclides Acevedo,  en contacto con Radio 1000, manifestó su preocupación por el incumplimiento ciudadano de las medidas sanitarias preventivas y la aglomeración de personas en determinados puntos de Asunción y diversas ciudades del interior país.

Ante esto, el secretario de Estado anunció que los fines de semana serán reforzados los controles en la vía pública, tanto en la capital como en las entradas y salidas de localidades, como Areguá, en donde el último fin de semana se pudo observar la presencia masiva de personas sin respetar el distanciamiento físico o el uso de tapabocas, al igual que en las Costaneras de Asunción y Encarnación, San Bernardino y en Ciudad del Este, entre otras localidades.

Precisó que el problema no deja de ser inquietante y la solución es compleja, porque teóricamente el orden público está a cargo de la Policía Nacional.

“Las medidas de concientización hemos aplicado desde un comienzo, pero por lo visto sin mucho éxito, y lo medios, grandes colaboradores para la disciplina social, tampoco fueron demasiados escuchados y nos obligar a recurrir de vuelta a redoblar esfuerzos con presencia policial y ojalá con el Ministerio Público”, expresó el ministro.

Aclaró que la responsabilidad del Estado no tiene que suplir la irresponsabilidad ciudadana.

Reiteró que el abordaje no es sencillo, es complejo y tiene que ser interinstitucional, entre la sociedad y el Estado, también.

“Estas dos próximas semanas son criticas, yo creo que los índices que escuchamos todos los días del Ministerio de Salud son datos inquietantes. Y evidentemente, la batalla no está en los hospitales, la batalla está en las calles y en la calle estamos perdiendo lejos”, expresó.

Por otro lado, Acevedo apuntó que siempre y cuando se cumplan con protocolos, se use siempre tapabocas, la espiritualidad es un artículo de primera calidad y propone que las iglesias puedan recibir a personas en proporción a la capacidad de los templos.

“Es lógica pura lo que estamos planteando. La espiritualidad y la eucaristía son artículos de primera calidad. Nadie se contagió en el trabajo, nadie se contagió en las iglesias pero sí en las actividades sociales”, expresó Acevedo.

“Me reuní varias veces con la Conferencia Episcopal Paraguaya y pastores evangélicos. Mi propuesta es, si el templo es para 1500 personas ¿por qué no pueden estar 100 o 200? Que se haga en proporción a la capacidad de los templos”, agregó el secretario de Estado.

Audios