El Papa pide “un mundo totalmente libre de armas nucleares”

Este domingo se cumplen 75 años desde la explosión de la bomba nuclear en 1945 sobre la ciudad japonesa de Nagasaki y, al igual que el pasado 6 de agosto –que se cumplió el mismo aniversario del ataque nuclear sobre Hiroshima– el Papa Francisco pidió “un mundo totalmente libre de armas nucleares”.

Al finalizar el rezo del Ángelus desde el Palacio Apostólico del Vaticano, el Santo Padre recordó que “el 6 y el 9 de agosto de 1945, hace 75 años, tuvieron lugar los trágicos bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki”.

“Mientras recuerdo con conmoción y gratitud la visita que realicé en esos lugares el año pasado, renuevo la invitación a rezar y a comprometerse por un mundo totalmente libre de armas nucleares”, manifestó.

En el monumento dedicado a las víctimas del ataque, el Pontífice realizó una dura condena al desarrollo y empleo de las armas nucleares y aseguró que “el uso de la energía atómica con fines de guerra es inmoral. Seremos juzgados por esto”.

El ataque estadounidense contra las ciudades de Hiroshima y Nagasaki se produjo el 6 y el 9 de agosto de 1945. Dos aviones de las fuerzas aéreas de Estados Unidos lanzaron la bomba atómica sobre estas dos ciudades japonesas para forzar la rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial.

Murieron de forma indiscriminada 246 mil personas, la mitad en el momento de la explosión de las bombas y el resto en las semanas siguientes como resultado de la radiación.