Denunció por acoso sexual a un sacerdote pero le dijeron “es hombre, no tiene nada de malo”

Foto: Gentileza

Luz Céspedes (21), en contacto con Radio 1000, denunció que desde hace 7 años la Iglesia Católica encubre al sacerdote Anuncio López, de la Congregación Oblatos de María Inmaculada. Indicó que está segura de que ella no es la única víctima de los acosos del cura denunciado y que espera que se haga justicia.

Relató que en el 2013, cuando tenía 14 años y cursaba el primer año de la Educación Media en el colegio Santa María Saco de Mariscal Estigarribia, notó que el sacerdote la miraba a ella y a sus compañeras con deseo, causándole asco esta conducta.

“Yo llegué a ver que se encerraba con alumnas menores de edad. A algunas le abrazaba con toqueteos, no eran abrazos normales”, recordó.

Cabe mencionar que el sacerdote en cuestión se desempeñaba como cura párroco de la parroquia Santa María y director de la institución donde acudía la joven.

La entrevistada comentó que ya no quería asistir a clases con pollera porque se sentía cohibida, por lo que decidió contarle a su mamá lo que estaba pasando. Esta a su vez recurrió a la monja Librada Ramírez, de la Congregación Franciscana, quien era docente en esa institución. “Ella le dijo es hombre, no tiene nada de malo. Fue ahí donde mamá, sinceramente no sabía qué hacer, porque la persona a quien acudió ya le dijo así (…), ahí fue cuando nosotras decidimos callar y esperar y esperar que podamos confiar en alguien más”, expresó.

Por su parte, la monja supuestamente comenzó a tildarla de mentirosa y empezaron los escraches contra Céspedes. “Decían que solo buscaba que la Iglesia tenga problemas, que tramaba algo con mi mamá y que era una mentirosa. Yo bajé mi rendimiento académico y me mudé de colegio”, rememoró.

Posteriormente, comentó que en el 2014, un grupo de siete jóvenes de Mariscal Estigarribia presentó una denuncia formal ante la Iglesia, incluso se adjuntaron imágenes en las que se veía a Anuncio López con menores de edad, en habitaciones, con torso desnudo, al aire libre, besándose.

Pedían la expulsión y que se publique la decisión para sentar precedente. En cambio, la Iglesia únicamente lo comenzó a trasladar.

Céspedes mencionó además que la denuncia se hizo ante un obispo y que el caso inclusive llegó a Roma, pero no se tomaron cartas en el asunto. “Solamente destituyeron al sacerdote de ser un párroco en nuestra parroquia y lo destituyeron”, refirió.

En enero del 2019, los mismos jóvenes que denunciaron por abusos al P. Anuncio López, solicitaron a los Misioneros Oblatos de María Inmaculada que se cambie a los investigadores porque no se avanzaba en el caso. Sobre esto, Luz señaló que los sacerdotes Miguel Fritz y Guido Acosta son los que llevan adelante la investigación, a pesar de que conviven con el acusado.

El miércoles, los representantes de los Oblatos de María Inmaculada (OMI) emitieron un comunicado en el que dicen que en noviembre del 2019 se inició la investigación, pero haciendo caso omiso a que las denuncias no están avanzando desde el año 2014.

“Mucha gente me escrachaba y es una ciudad pequeña, todo se sabe lo que pasa ahí. La víctima al final salí siendo yo”, puntualizó la joven.

Audios