Uno poco de samba en la Agrupación: Ronaldinho jugó un picado con internos

Ronaldinho, uno de los mejores futbolistas de la historia y ganador del Balón de Oro en 2005, continúa cumpliendo prisión preventiva en el país por ingresar al país con pasaportes adulterados.

Al no haber cambios a su favor en los tribunales, el brasileño pasa sus días compartiendo con los reclusos con la mayor tranquilidad posible y, por primera vez, se animó a jugar fútbol, donde impuso en la cancha gran parte de su reportorio.

En la cárcel de la Agrupación Especializada se disputaba el torneo entre los internos, donde Ronaldinho en principio se resistió a participar, pero según comenetarios, mientras realizaba una caminata por el lugar,  el balón salió del área de juego y cayó hacia él.

El relato menciona que dominó el esférico con mucho lujo y la devolvió hacia el grupo que estaba disputando el torneo. La demostración del brasileño le valió para que vuelva a ser invitado a jugar, pero se excusó diciendo que no tenía el calzado adecuado. Él asintió y se unió a uno de los equipos.

Compartiendo el partido entre internos y policías, Ronaldinho demostró parte del talento que aún le acompaña y anotó varios goles, además de regalar diversas piruetas. Al finalizar, compartió fotos grupales con los internos y, según se filtró en redes sociales, el premio mayor era un imponente cerdo.

Eso no fue todo. Después de comerse el lechón y despuntar el vicio con la pelota, Ronaldinho recibió una visita muy especial: Nelson Pipino Cuevas. Recuperado luego de que le diagnosticaran dengue, el ex jugador de River se hizo un tiempo para pasar por la cárcel y saludar al crack. Más tarde subió una foto a su Twitter.