Afirman que 1 de cada 3 niños en Paraguay padece de sobrepeso

La Lic. Catherine Turnes, en contacto con Radio 1000, señaló que la situación actual en el país con respecto al sobrepeso y a la obesidad es realmente preocupante. Indicó que están tratando de concienciar a la población de que es una condición grave, que puede desencadenar en otras afecciones, tales como la diabetes, la hipertensión, problemas cardiovasculares e incluso en ciertos tipos de cánceres.

Esta condición crónica es asociada al mayor porcentaje de muertes prematuras y discapacidad en la edad adulta. En la actualidad, la obesidad está afectando incluso a los niños. Lo bueno es que, se puede rever con hábitos saludables.

Explicó que la 1° encuesta nacional de Factores de Riesgos del 2011, muestra que 6  de cada 10  adulto paraguayo tiene exceso de peso.

Agregó que la lucha contra la obesidad es una cuestión de salud y no de estética. Este 11 de octubre se recuerda el Día Nacional de Lucha contra la Obesidad”, bajo el eslogan: “Cambiemos hábitos por un futuro saludable”, que apunta a prevenir la obesidad desde etapas tempranas.

La buena noticia es que el sobrepeso y la obesidad son en gran medida prevenibles. Los entornos, las escuelas, las familias y las comunidades son fundamentales, pues condicionan las decisiones de los padres y los niños y pueden hacer que los alimentos más saludables y la actividad física regular sean la opción más sencilla (accesible, disponible y asequible), previniendo, así, la obesidad.

Asimismo, invitó a la ciudadanía a acercarse hasta la sede del Ministerio de Salud Pública, ubicada en Brasil c/ Pettirossi, para recibir consejería personalizada sobre estilos de vida saludable. Así también, se realizará detección de glicemia capilar, presión arterial, evaluación antropométrica, peso y talla.

Para prevenir obesidad infantil, la  Organización Mundial de la Salud recomienda:

En lactantes y niños pequeños:

•       El inicio inmediato de la lactancia materna durante la primera hora de vida.

•       La lactancia exclusivamente materna durante los 6 primeros meses de vida.

•       La introducción de alimentos (sólidos) complementarios nutricionalmente adecuados e inocuos a los 6 meses, manteniendo al mismo tiempo la lactancia materna hasta los 2 años o más.

Los alimentos complementarios deben ser ricos en nutrientes y deben tomarse en cantidades adecuadas. A los 6 meses, deben introducirse en pequeñas cantidades, que aumentarán gradualmente a medida que el niño crezca.

Los niños pequeños han de tener una alimentación variada que incluya alimentos como la carne, las aves, el pescado o los huevos, que deben consumir tan a menudo como sea posible.

La comida del niño puede prepararse especialmente para él o bien a partir de los alimentos que se preparen para la familia, con algunas modificaciones. Deben evitarse alimentos complementarios ricos en grasas, azúcar y sal.

En niños en edad escolar y adolescentes:

•       Limitar la ingesta energética procedente de grasas y azúcares.

•       Aumentar el consumo de frutas y verduras (5 porciones al día), así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos.

•       Realizar actividad física con regularidad, unos 60 minutos al día.

Audios