Cooperación trasnacional contra el narcotráfico

La "Operación Integración", desarrollada en la reserva San Rafael de Itapúa, la primera experiencia en términos de erradicación de  marihuana en conjunto con las fuerzas Argentinas, ha logrado la anulación de más de 300 toneladas de la droga. 

El despliegue, efectuado entre la Secretaría Nacional Antidrogas (SENAD), la Gendarmería Nacional Argentina y la ADI, consiguió la destrucción de centros de producción y acopio de marihuana, origen de las fuentes de financiamiento del crimen organizado.

Áreas protegidas pertenecientes a la localidad de Arroyo Claro en Itapúa, sufren el impacto de grupos de traficantes que depredan la cobertura boscosa en la búsqueda por generar espacios para las parcelas de marihuana. 

En esas regiones se encuentran trabajando Agentes Especiales, miembros de las Fuerzas Especiales y personal de la Gendarmería Nacional Argentina, para hacer frente al avance  del narcotráfico en el sur del país, que tiene al vecino país como principal mercado.
 
Son 103 las hectáreas erradicadas en 6 jornadas de trabajo. Esta superficie eliminada equivale a sacar de circulación 309.000 kilos de la droga. Las vistas aéreas de los cultivos más inaccesibles son tomadas desde dos helicópteros pertenecientes a la Gendarmería Nacional Argentina que se encuentran colaborando en la misión.
 
En lo que respecta a los campamentos clandestinos, 21 centros de almacenamiento fueron destruidos junto con 3.691 kilos de marihuana picada. En total la operación alcanzó hasta la fecha la anulación de unos 313.000 kilos de la hierba.
 
Argentina expuso su interés en colaborar con este tipo de acciones, acercamiento que se basó en un histórico diálogo entre las fuerzas de seguridad tanto locales como de ese país para atacar las fuentes, perjuicio que hasta esta jornada se traduce en pérdidas de alrededor de 9 millones 3 mil dólares americanos para el narcotráfico.