Los focos de calor se reducen a 56 en las últimas horas

Los focos de calor se redujeron en las últimas horas de 2.744 a 56, según el último reporte elaborado por las autoridades y correspondiente a este miércoles.

La presidenta del Instituto Nacional Forestal (Infona), Cristina Goralewski, confirmó a Efe este descenso de los focos de calor y responsabilizó de ello "a todo el trabajo de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), junto con los bomberos voluntarios y al personal militar".

Además, señaló que la entrada de un viento sur en las últimas horas también ayudó a controlar la situación de riesgo por incendio en el país.

"El día de hoy amanecimos con menos focos. Gracias al trabajo que vienen haciendo los bomberos voluntarios, los militares y la SEN desde Base 5 (en el Chaco), y el viento que está ayudando bastante", explicó Goralewski.

El mayor número de focos sigue concentrado en el departamento de Alto Paraguay, con 33, registrados en su mayoría en el municipio de Fuerte Olimpo, en la frontera con Brasil.

El reporte también cifró el número de hectáreas quemadas en Alto Paraguay en 150.173, según los datos recopilados por el Infona entre el 7 y 14 de septiembre.

La titular del Infona comentó también que el pronóstico para las próximas horas prevé "viento sur y la entrada de viento noreste a la noche".

Para el jueves, continuará el viento noreste por la mañana, seguido de viento norte por la tarde, con una velocidad de entre 15 y 40 km/h.

No obstante, no se esperan lluvias en la zona del Chaco.

Paraguay cuenta con ayuda de aviones brasileños, argentinos y chilenos para colaborar en las tareas de extinción del fuego.

Como consecuencia de los incendios, originados a mediados de agosto en la zona del Pantanal, el Congreso de Paraguay aprobó la emergencia ambiental en los departamentos de Alto Paraguay y Boquerón, las dos zonas más afectadas por el fuego.

Además, la Fiscalía anunció la apertura de una investigación para determinar si el origen de los incendios se debe a las quemas incontroladas de rastrojos en las fincas agrícolas, una práctica habitual en este periodo previo a la época de lluvias.