Tormenta en Filipinas de diciembre deja 126 muertos

Al menos 126 personas murieron en la tormenta que arrasó el centro de Filipinas después de Navidad, la mayoría a causa de aludes, según un nuevo balance anunciado este domingo por las autoridades.

La tormenta, que asoló las islas del este y del centro del archipiélago el 29 de diciembre, también provocó importantes inundaciones. Un anterior balance daba cuenta de 68 muertos.

Más de un centenar de personas fallecieron en la región montañosa de Bicol, al sureste de Manila, indicaron responsables de los servicios de gestión de catástrofes naturales.

Los habitantes de esta zona están acostumbrados a los tifones, y quizá no tomaron consciencia de la magnitud de la tormenta que se acercaba, pues las autoridades no activaron la alerta de ciclones tropicales. Al parecer, muchos se mostraron reacios a dejar sus casas en plena época navideña.

“En solo dos días, la tormenta Usman dejó caer el equivalente a más de un mes de lluvias en la región de Bicol”, declaró a la AFP Edgar Posadas, portavoz de la agencia de gestión de catástrofes naturales.

“Las búsquedas continúan, pero el lodo y la inestabilidad de los suelos suponen un desafío”, agregó, y precisó que 26 personas estaban desaparecidas.

Más de 152.000 personas fueron evacuadas a causa de la tormenta, y al menos 75 resultaron heridas.

Cada año, uno 20 tifones alcanzan Filipinas y matan a cientos de personas. El tifón Haiyan, ocurrido en noviembre de 2013, fue el más mortífero de la historia de Filipinas, dejando tras de sí más de 7.350 muertos o desaparecidos.