En el año 2018, la Fiscalía registró 36.626 denuncias de hurto y hurto agravado

El hurto, robo y el hecho punible de volencia familiar figuran entre los delitos más frecuentes en todo Paraguay, de acuerdo con las estadísticas difundidas por la Fiscalía sobre las causas ingresadas en el 2018. 

En 2018, la Fiscalía ingresó 36.626 causas. El 10,96 por ciento de ellas corresponden al delito de hurto agravado, mientras que el 9,79 por ciento a hurto y el 10,46 por ciento pertenece a violencia familiar, según las estadísticas del Ministerio Público.

Juan Martens, doctor en Criminología, considera que los hechos de hurto están relacionados con la desintegración social y una falta de control institucional.

“La solución no pasa por la Fiscalía, sino más bien por una intervención interdisciplinaria e interinstitucional”, dice, y señala que el hurto ocurre en todas las sociedades, no solo en Paraguay, y está relacionado con la pobreza y la exclusión social. En este aspecto, afirma que las personas, en su gran mayoría adolescentes y jóvenes, recurren a ese tipo de soluciones cuando viven en zonas vulnerables, por falta de oportunidad y de control social y familiar.

“Los que hurtan generalmente se concentran en las periferias, eso no quiere decir que todos los pobres sean delincuentes, pero tienen mayor prevalencia en esas zonas, porque un joven ocioso que no tiene laburo, no tiene control del padre o de una persona encargada, comete este tipo de delitos, y más aún si se junta con personas que ya están introducidas en la delincuencia”, resalta Martens.

El Código Penal establece que el hurto implica “sustraer una cosa mueble ajena de otro con la intención de apropiarse de ella”, en tanto que el hurto agravado se configura con determinadas circunstancias, como el aprovechamiento de una situación de desamparo de otro o con la entrada forzosa a instalaciones destinadas a impedir el acceso de personas no autorizadas, entre otras. La expectativa de pena es de hasta 10 años de cárcel.