Presidente de la FIFA sobre la final River-Boca en España: “Madrid es un poquito Sudamérica, quizás”

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, aseguró que la entidad rectora del fútbol mundial respalda la decisión de la Conmebol de mudar a Madrid la segunda y decisiva final de la Copa Libertadores de América entre River y Boca, después de los incidentes registrados el pasado sábado 24 de noviembre.

Infantino dijo que se trata de una decisión "muy especial, muy excepcional", que debería marcar "un antes y un después" en la historia del fútbol sudamericano, y lamentó que aún existan en el ámbito de este deporte "unos idiotas que arruinan la fiesta a millones de personas".

Durante una conferencia de prensa realidad en Parque Norte, en el marco de la Cumbre de Líderes del Grupo de los 20 (G20) que se realiza aquí en Buenos Aires, el italiano resaltó la importancia de que el partido entre River y Boca se juegue, minutos después de que el club de Núñez divulgara un comunicado manifestando su negativa a disputar el encuentro en Madrid.

Infantino, que reconoció que se estaba enterando allí mismo de la decisión anunciada este sábado por River, expresó al respecto: "Mi convicción personal es que el fútbol siempre se tiene que jugar; la pelota no se puede parar".

En este sentido, Infantino, en nombre de la FIFA, se comprometió a colaborar con la Conmebol y con el gobierno argentino para tratar de erradicar la violencia del fútbol: "Vamos a ofrecer nuestro apoyo, nuestra ayuda", señaló.

"Es claro que las instituciones del fútbol solas no pueden resolverlo (al problema de la violencia). La FIFA está dispuesta a trabajar con la AFA, la Conmebol y el Gobierno para ver qué podemos hacer. Se jugará en Madrid, que es también un poquito Sudamérica quizás, pero que sea algo que marque un antes y un después por el fútbol", sostuvo.

Asimismo, lamentó que existan "unos idiotas que arruinan la fiesta a millones de personas" y remarcó que "hay que sacarlos" (léase, erradicarlos) del ambiente del fútbol.