Presidente del Supremo de EE.UU. carga contra Trump por los ataques a la independencia judicial

En una inusual reprimenda pública, el presidente del Tribunal Supremo de Estados Unidos, John Roberts, defendió este miércoles la independencia del poder judicial tras los ataques de Donald Trump al sistema judicial. 

El mandatario estadounidense, cuyo ADN político vive de atizar constantemente divisiones y buscar culpables ajenos, tardó muy poco en reaccionar y redobló sus declaraciones de la víspera, cuando llamó “juez de Obama” al magistrado federal que congeló, por considerarla ilegal, una directiva que prohibía pedir asilo a los inmigrantes que entren ilegalmente a EE UU.

Trump también calificó el martes de “desgracia” y “sin ley” el Noveno Circuito de Apelaciones con sede en San Francisco, que ha tumbado algunas de sus medidas más polémicas. Los tres miembros del juzgado fueron nominados por el presidente demócrata Bill Clinton y aprobados por el Senado como todo magistrado. Trump les acusa de estar politizados en asuntos migratorios.

“No tenemos jueces de Obama o jueces de Trump, jueces de Bush o jueces de Clinton”, dijo Roberts este miércoles en un comunicado. “Lo que tenemos es un grupo extraordinario de jueces dedicados haciendo lo mejor para garantizar derechos iguales para aquellos que comparecen ante ellos. Una judicatura independiente es algo por lo que todos deberíamos estar agradecidos”, agregó en su nota, que decidió hacer pública después de que la agencia AP le solicitara su opinión sobre las declaraciones de Trump.