Mario Abdo reiteró su plena convicción de respetar la institucionalidad y se mostró a favor de la integración en los países iberoamericanos

Durante su intervención en la XXVI Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, reiteró su plena convicción de respetar la institucionalidad de la República y se mostró a favor de la integración en los países iberoamericanos. 

Asímismo, destacó el compromiso del Paraguay con la consecución de los objetivos del desarrollo sostenible y la preservación de los recursos naturales y el medio ambiente.

"En abril último, el pueblo paraguayo depositó en mi persona la sagrada responsabilidad de dirigir el país por cinco años. Acepte el reto con el compromiso de trabajar con dedicación particularmente en aquellas áreas donde la institucionalidad es débil, deficitaria o cuestionada y en los sectores escasa o negligentemente atendidos. El logro de este objetivo en democracia obliga a hacer frente a la pobreza, la desnutrición, la falta de acceso a servicios básicos entre otros males que afectan a miles de ciudadanos con respuestas contundentes forjadas en el marco de instituciones estables y legitimas encaminadas a producir prosperidad colectiva", manifestó Mario Abdo.

Asimismo abogó también por seguir con el modelo de cooperación vigente. "Instamos a la comunidad iberoamericana en trabajar modelos cooperativos, por eso nos comprometemos a continuar aportando en el marco de iniciativas de gran valor como lo es el Programa Iberoamericano de fortalecimiento de la cooperación Sur-Sur, donde todos los actores somos donantes y receptores en la medida de nuestras posibilidades y de acuerdo con nuestras capacidades, visiones, gestión y experiencia", agregó el mandatario. 

Por último, Abdo Benítez mencionó que "hemos sido testigos de los estragos causados por gobiernos que han olvidado su sagrado deber respecto al colectivo que les ha investido. Nosotros estamos convencidos de que los gobernantes debemos bregar siempre por alcanzar la unidad nacional, aceptando el disenso como elemento fortalecedor de la democracia y sus instituciones, solo de esta manera y trabajando con rectitud y transparencia podremos honrar y dar cumplimiento fiel al insigne mandato que recibimos de nuestros pueblos".

Finalmente ratificó la voluntad de su Gobierno por preservar la vida y la familia como el bien más importante de la sociedad. "Mi gobierno decidió velar por el respeto a la vida humana desde la concepción hasta la muerte, la protección de la familia como núcleo y base insustituible de la sociedad, un sistema educativo libre de ideologías".  

Audios