Tragedia ambiental tras derrame de crudo en Colombia

En tragedia ambiental se convirtió el derrame de crudo de un pozo suspendido de la estatal Ecopetrol en el noreste de Colombia, que afectó a tres afluentes y que deja miles de especies muertas y afectadas.

El derrame empezó hace 24 días y en ese tiempo provocó la muerte de 2.400 animales, otros 1.300 que fueron rescatados, curados y luego devueltos a sus hábitat, además de 1.080 árboles de diferentes especies afectados por la mancha negra de crudo.

"Han sido reubicados alrededor de 70 familias" que habitan la zona de influencia del pozo, agregó Claudia Victoria González, directora de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA).

La tragedia ambiental se produjo en un pozo llamado "Lizama 158", que Ecopetrol clausuró desde 2016 tras varios años de explotación.

Al parecer por fallas mecánicas y en el revestimiento, el pozo empezó a filtrar su propio sedimento de crudo, primero a la quebrada Lizama, luego se trasladó al Caño Muerto y finalmente desembocó en el río Sogamoso, a lo largo de 24 kilómetros de una mancha que causó estragos a su paso.

El temor es que el crudo alcance el río Magdalena, el principal afluente del país y que desemboca en el Mar Caribe, y que el desastre ecológico se convierta en un evento apocalíptico.

"Todo indica que la reacción de Ecopetrol fue insuficiente y poco robusta", criticó este lunes el ministro de Medio Ambiente, Luis Gilberto Murillo, quien de paso le exigió a la ANLA sancionar a la estatal por la falta de previsión.

Amenazó con "drásticas sanciones" si se demuestra que Ecopetrol ocultó información que "hubiese llegado a prevenir este evento" y reclamó de la estatal compensaciones a pescadores y pobladores de la zona afectados por el derrame.