Falleció Ernestina Herrera de Noble, directora del diario Clarín

Ernestina Herrera de Noble falleció hoy a los 92 años. Fue directora del diario Clarín y con ella el medio se transformó en el diario de mayor tirada de habla hispana, dando origen al Grupo Clarín, uno de los principales multimedios de América Latina con participación en radio, televisión abierta y por cable, en la industria gráfica, en Internet y en el amplio mundo de las telecomunicaciones.

 La señora de Noble fue la primera mujer en hacerse cargo de la dirección de un diario de venta masiva en esta parte del continente. Se puso al frente de Clarín el 21 de enero de 1969, apenas nueve días después de la muerte de su esposo y fundador del diario, Roberto Noble. 

Madre de Marcela y Felipe Noble Herrera; abuela de Mora, Olivia y León; fue hasta su muerte directora de Clarín, el diario de mayor circulación en español y origen del principal grupo de comunicaciones de la Argentina.

Su compromiso con la libertad de expresión, su reivindicación de la independencia editorial y económica de los medios, y su defensa del periodismo profesional, le valieron logros y reconocimientos en el país y el mundo. Pero al mismo tiempo, le significaron ataques y persecuciones en distintos momentos de su vida.

Ernestina Laura Herrera de Noble nació en Buenos Aires el 7 de junio de 1925. Fue la menor de los seis hijos del matrimonio de Juan Herrera, profesor de Filosofía y Letras, y María del Carmen Morales, pianista.

Durante 48 años estuvo al frente de Clarín. Asumió la dirección el 21 de enero de 1969 tras la muerte de su esposo y fundador del diario, Roberto Noble. Fue la primera mujer en hacerse cargo de un diario de venta masiva en Sudamérica. Bajo su conducción, Clarín se transformó en el diario más vendido de habla hispana y el octavo en el mundo. Y comenzó su proceso de diversificación a otras tecnologías de la comunicación, como la radio, la televisión, el cable e Internet, que posteriormente conformaron el Grupo Clarín.

Conoció a Roberto Noble en 1946 y se casaron el 27 de julio de 1967. Un año y medio después, por disposición del fundador, Ernestina Herrera de Noble se hizo cargo de la dirección del diario, asumiendo el compromiso de llevar adelante los ideales de su esposo.

A lo largo de su carrera, Ernestina Herrera de Noble recibió numerosas condecoraciones. Entre ellas la Legión de Honor en grado de oficial por el gobierno francés, la Orden al mérito de la República de Italia, la Real Orden de Isabel la Católica de parte del gobierno español y el Premio al Logro Editorial por la Asociación Mundial de Periódicos.

A su vez, durante su dirección, Clarín fue el diario argentino más premiado en el mundo, con más de 300 distinciones internacionales, entre ellas 6 premios Rey de España, 2 Premios Don Quijote y 4 premios Moors Cabot.

Ernestina Herrera de Noble también fue miembro del Instituto de Prensa Internacional y del Consejo del Museo Internacional de Televisión y Radio. Y fue la primera editora latinoamericana en integrar el Comité Consultivo de la UNESCO para la Libertad de Prensa.

A través de la Fundación Noble, institución que presidió y que canaliza las actividades comunitarias del Grupo, promovió el Curso de Perfeccionamiento Periodístico -que durante 20 años se desarrolló en Clarín- y el primer programa de habla castellana sobre “El Uso de los Medios en la Educación”, proyecto que recibió múltiples galardones internacionales, y por cuyos talleres gratuitos pasaron más de 150 mil docentes.

Con el fin de seguir profesionalizando la práctica periodística, en el año 2001 lanzó junto a la Universidad de San Andrés (Argentina) y la Universidad de Columbia (EE.UU.), la Maestría en Periodismo de Clarín. Además fue autora de los libros “Compromiso con el país” (1980) y “La Argentina necesaria” (1989).

En 2002, cuando la Argentina aún trataba de salir de una de las peores crisis económicas y sociales de su historia, la directora de Clarín debió atravesar uno de los momentos más dolorosos de su vida.

El 17 de diciembre, el entonces juez federal de San Isidro, Roberto Marquevich, la detuvo sin siquiera haberla citado a declarar. El juez se basó en una denuncia carente de pruebas sobre la posibilidad de que los hijos de la directora de Clarín fueran hijos de personas desaparecidas durante la última dictadura militar. Pocos días más tarde la Cámara Federal de San Isidro ordenó su excarcelación. Y al tiempo, la Justicia destituyó a Marquevich por haber ordenado la detención sin causa, prejuzgando y con manifiesta enemistad.

Ernestina Herrera de Noble siempre supo que su detención buscaba condicionar al Grupo Clarín. Y que el poder político no había sido ajeno a esa operación. Las primeras sospechas respecto del origen de sus hijos se habían querido instalar durante el menemismo a través de personajes vinculados a los servicios de inteligencia. Años más tarde, ya durante el kirchnerismo, la denuncia volvió a reflotar, apalancada en una ofensiva mediática sin precedentes. La persecución incluyó la toma compulsiva de muestras genéticas de los hijos de la directora de Clarín, el allanamiento a sus domicilios, la modificación de leyes y hasta la amenaza por parte de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner de recurrir a tribunales internacionales si un fallo judicial no favorecía su postura.

Finalmente en el año 2011, tras contrastar el ADN de los hermanos Noble Herrera con todas las muestras del Banco Nacional de Datos Genéticos, se determinó que no eran hijos de personas desaparecidas. Aunque este resultado fue reconocido por todos los organismos de derechos humanos, la familia Noble no recibió ningún tipo de disculpas. La Justicia determinó el sobreseimiento de la directora de Clarín en todas las instancias.

Ese mismo año, Ernestina Herrera de Noble tocó el tema en el aniversario de Clarín.