Embarazos adolescentes “fruto de la desigualdad”

Desde el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social refieren que el embarazo y maternidad en la adolescencia es en la gran mayoría de los casos un problema de inequidad y desigualdad social. Las desigualdades son territoriales, étnicas- culturales, económicas, de género y educativas entre otras. 

Una serie de problemas fueron identificados para la construcción de los objetivos y ejes estratégicos del “Marco Estratégico Regional de Prevención y Reducción del Embarazo Adolescente No Intencional”, que será presentado el martes 6 de junio, a las 10:00 horas, en el Hotel Crowne Plaza Asunción.

Cabe señalar que la invitación es liderada por los Ministros de Salud Pública y Bienestar Social, doctor Antonio Barrios, de Educación y Ciencias, doctor Enrique Riera, y de la Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia de Paraguay, doctor Ricardo González, con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Entre las principales dificultades señaladas se destacan:

•             La fecundidad adolescente en los países del Cono Sur se ha mantenido relativamente estable y acorde a los datos actualizados de la fecundidad general de cada uno de los países, continúa siendo alta. Un dato auspicioso es la reducción, si bien modesta, en todos los países de la repetición de la maternidad antes de los 19 años.

•             El embarazo y la maternidad en la adolescencia es en la gran mayoría de los casos un problema de inequidad y desigualdad social. Las desigualdades son territoriales, étnicas, culturales, económicas, de género y educativas entre otras.

•             En cuanto al vínculo entre educación, embarazo y maternidad temprana, en todos los países se observa que en una proporción importante la salida del sistema educativo precede al embarazo. Esta situación implica esfuerzos importantes en dos direcciones que los países ya han iniciado a través de leyes y programas. Sin embargo, los mismos deben ser profundizados y fortalecidos, a fin de mantener o reinsertar a las adolescentes en riesgo de abandono escolar, así como facilitar la continuidad escolar de las adolescentes embarazadas y madres.