Uno de los grandes de la música clásica, Franz Joseph Hydn, fallecía un día como hoy

Franz Joseph Haydn nació el 31 de marzo del año 1732 en el pequeño pueblo de Rohrau, en el seno de una familia humilde que lo apoyó incondicionalmente desde el momento que sus inclinaciones musicales comenzaron a ser evidentes.

Como el pueblo natal no ofrecía las mejores condiciones para que Joseph se desarrollase, sus padres decidieron enviarlo, primero a Hainburg, y luego a Viena, en donde ingresaría al coro de la Catedral San Esteban que le serviría muchísimo para progresar en sus disposiciones naturales y adquirir conocimientos.

Tiempo después trabajó como asistente del compositor Nicola Porpora y luego como maestro de capilla en la residencia del Conde Morzin, para quien compondría sus primeras sinfonías.

En el año 1761 su rumbo profesional tendría un cambio de 360° cuando la rica familia Esterházy contratase sus servicios para ponerlos al servicio de su aristocrática corte. A partir de este momento, Haydn, dispuso de una de las mejores orquestas que lo ayudó a componer sus más importantes piezas musicales.

Respecto de su relación con los otros dos músicos clásicos con los que comparte características, con Mozart mantuvo una estrecha amistad y hasta se cree fue su mentor y de Beethoven fue profesor.

Misa Nelson, Misa María Teresa, Sinfonía de los adioses, Sonata para piano en do menor, La creación, Las estaciones, entre otras, son algunas de sus obras más destacadas.

La muerte de Haydn se produjo a los 77 años de edad, el 31 de mayo del año 1809, en tanto, para ese tiempo, su figura era una de las más célebres de Europa en términos musicales.