Terrorífico: enfermera es acusada de matar a por lo menos 60 niños

Un crimen que los fiscales de Texas demostraron hace tres décadas tiene una connotación horrorosa: una enfermera, encargada del cuidado de niños, mató a una bebé de 15 meses inyectándole drogas poderosas, aseguraron los funcionarios. Y, tal parece, que ese no fue su único crimen.

Genene Jones fue condenada a 99 años de prisión. Hasta que, recientemente, las autoridades descubrieron que podría salir de la cárcel a finales de mayo de 2018 tras cumplir menos de un tercio de su sentencia, gracias a una antigua ley diseñada para evitar el hacinamiento en los centros penitenciarios.

Consternadas, las autoridades empezaron a investigar de nuevo a Jones. Ahora aseguran que docenas de niños, una suma de al menos 60, murieron bajo su cuidado.

El pasado jueves se presentaron nuevos cargos en su contra.

Jones, quien ahora tiene 66 años y sigue en el sistema penitenciario, fue acusada de un asesinato en diciembre 12 de 1981: la muerte de Joshua Sawyer, un bebé de apenas 11 meses. De ser hallada culpable, esta enfermera podría pasar el resto de su vida en una cárcel.

El fiscal distrital del condado de Bexar Nico LaHood reveló que la evidencia prueba que ella asesinó al niño con una dosis tóxica de la medicina Dilantin, mientras él era un paciente del Hospital de Bexar en San Antonio (Texas), que ahora es llamado Hospital Universitario.