ONU condenó el uso de la violencia por parte de la policía militar

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (Acnudh) expresaron hoy su condena al "uso excesivo de la fuerza" por parte de la policía militar en Brasil para "reprimir" las protestas de sectores que reclaman la salida del cargo del presidente Michel Temer.

"Instamos al Estado brasileño a redoblar sus esfuerzos para promover el diálogo y proteger el derecho a la manifestación pacífica", señaló el representante para América del Sur del Acnudh, Amerigo Incalcaterra, en un comunicado conjunto con la CIDH, que sesiona en Buenos Aires.

El miércoles, miles de brasileños salieron a las calles de Brasilia para pedir la renuncia de Temer, después de que la semana pasada se conociera una grabación en la que supuestamente avala el pago de sobornos para comprar el silencio del ex jefe de Diputados Eduardo Cunha.

"La manifestación pacífica es una forma de participación propia de las sociedades democráticas, donde las personas pueden exigir sus derechos humanos y ejercer activamente sus derechos a la libertad de opinión y de expresión", agregó Incalcaterra, según la agencia EFE.

Tanto la CIDH como el Acnudh condenaron "todo acto de violencia" y urgieron a los manifestantes a ejercer "sus derechos a la libre protesta en forma pacífica", y reafirmaron que la actuación de las fuerzas de seguridad "debe respetar en todo momento las normas internacionales de derechos humanos".

Por su parte, el relator de la CIDH para Brasil, James Cavallaro, llamó a "garantizar los derechos democráticos" de los brasileños, y consideró "bastante delicada" la situación del país.