“El cannabis no es una droga maravillosa puesta por Dios, ni una droga diabólica plantada por el demonio”

El doctor Manuel Fresco, director del Centro Nacional de Control de Adicciones, consideró que la decisión asumida por el ministro de Salud, Antonio Barrios, al autorizar el uso regulado del aceite de cannabis con fines medicinales es "muy racional y muy adecuada".

A criterio del especialista, con lo resuelto se pone fin al "debate infernal" sobre si las drogas tienen efectos sobre algunas enfermedades.

"El científico no tiene que tener el prejuicio que el cannabis es ni una droga maravillosa puesta por Dios, ni una droga diabólica plantada por el demonio para envenenar a la gente, es un disparate ese debate de que Dios puso la marihuana en la Tierra o que el Diablo, Satanás, para no sé qué, ese tipo de debates es absolutamente irracional, no tiene ni un lugar en el campo científico", sentenció.

El responsable de la dependencia sanitaria precisó además que utilización del aceite de cannabis con fines medicinales tendrá restricciones para evitar que se propague la idea de que con su aplicación se curan las enfermedades.

Acotó que la propiedad fundamental del fármaco es la de atenuar los síntomas de males como la epilepsia refractaria.

Audios