EE.UU admite que mató a 105 civiles en Iraq en un bombardeo contra el EI

El Pentágono admitió que un bombardeo que llevó a cabo el 17 de marzo en Mosul, Irak, mató a 105 civiles en uno de los ataques más letales en ese país desde que comenzó la guerra para derrocar a Sadam Hussein. El Comando Central (CentCom) de Estados Unidos indicó que el ataque con lo que llamó "municiones guiadas de precisión" (bombas inteligentes) tenía como blanco dos francotiradores del denominado Estado Islámico (EI).

Pero el bombardeo detonó explosivos que los extremistas habían colocado en el edificio en el que se habían refugiado decenas de familias. Cabe señalar que la explosión provocó que se derrumbara la construcción y murieran los civiles escondidos en los pisos inferiores.