Militares custodian Brasilia mientras crece la presión para Temer

Brasilia amaneció este jueves con sus edificios públicos custodiados por  alrededor de 1.500 militares, luego de violentas protestas contra el presidente del país, el conservador Michel Temer, cada vez más presionado para dejar su cargo por acusaciones de corrupción. Las fachadas de varios ministerios mostraban aún las huellas de la masiva manifestación opositora del miércoles, en la que jóvenes encapuchados dejaron cristales rotos y parte del mobiliario quemado.

Ante el caos, Temer ordenó desplegar tropas militares en las calles de la capital, una medida polémica y de alta sensibilidad en un país que vivió una larga dictadura entre 1964 y 1985 y que alimentó las críticas de sus adversarios.

"No recuerdo haber visto algo así ni en el período de la dictadura militar", dijo la noche del miércoles el diputado Carlos Zarattini, del Partido de los Trabajadores (izquierda) fundado por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.