El avión siniestrado del Chapecoense tenía el seguro suspendido y no podía volar a Colombia

El accidente de la aeronave de la compañía LaMia, de bandera boliviana, en el que perdieron la vida 71 personas no contaba con póliza de seguro vigente en el momento del accidente en el Cerro Gordo, departamento colombiano de Antioquia, el pasado 28 de noviembre, según muestran los documentos a los que CNN ha tenido acceso en exclusiva. Cabe recordar que en el trágico suceso falleció la mayoría de la plantilla y el cuerpo técnico del equipo de fútbol brasileño Chapecoense, además de periodistas que viajaban para cubrir el evento deportivo.

De acuerdo a una carta remitida el pasado 21 de febrero por la compañía de seguros Bisa a los gerentes de LaMia, la póliza estaba suspendida por impago desde inicios de octubre del mismo año. Pero además, la póliza, renovada por un año a partir del diez abril de 2016, tampoco cubría los vuelos con destino a Colombia, país que aparece expresamente citado en una clausula de exclusión geográfica junto a muchos otros, como Perú, Afganistán, Siria, Irak, Yemen o varias naciones africanas.

Aún así, LaMia consiguió autorizaciones para volar a Colombia en al menos 8 ocasiones, según los historiales de vuelo. El vuelo siniestrado tenía como origen el aeropuerto boliviano de Viru Viru, en Santa Cruz de la Sierra, y como destino el aeropuerto de Río Negro, en las cercanías de Medellín.

Según Omar Durán, abogado boliviano especializado en aeronáutica, "la Dirección General de Aeronáutica Civil, como tal, tiene toda la responsabilidad de hacer esta fiscalización a cualquier aeronave. Y aun más a las aeronaves que son de uso no regular”, como era el caso del avión siniestrado.

La ley aeronautica boliviana 2902 establece en sus artículos 121 y 123 que la Dirección General de Aeronáutica Civil, en el ejercicio de sus poderes como máxima autoridad aeronáutica tiene la atribución de fiscalizar estas irregularidades e incluso de suspender las actividades de una compañía que no mantiene su seguro en regla. Por su parte, la autoridad de aviación civil colombiana (Aerocivil) también tiene la prerrogativa de controlar que los vuelos que aterrizan y despegan de sus aeropuertos tienen la documentación al día, incluida una póliza de seguro con cobertura en su territorio. No era el caso del avión que transportaba al Chapecoense.