Mánchester: El atentado buscaba la mayor matanza posible de adolescentes y niños

Un hombre de 23 años identificado como Salmen Abedi, británico de origen libanés, fue detenido por la Policía Británica, en el marco de las investigaciones del atentado suicida en un concierto de pop, reivindicado a través de un comunicado por el grupo yihadista Estado Islámico. El escrito, publicado por el EI a través de uno de sus canales habituales en las redes sociales, precisa que "uno de los soldados del califato colocó una bomba entre la muchedumbre" durante el concierto. El grupo yihadista amenaza también con otros ataques. Según la primera ministra británica, Theresa May, el trágico suceso buscó provocar la mayor matanza posible, dejando 22 muertos, entre ellos niños y adolescentes.

"Sabemos que un solo terrorista hizo estallar un artefacto casero cerca de una de las salidas del recinto, eligiendo deliberadamente el momento y el lugar para causar la mayor matanza", dijo May enfrente de Downing Street.