Es necesario enseñar a los niños sobre sus partes privadas para frenar el abuso sexual

Desde el Ministerio de Salud Pública  manifiestan que es necesario prestar mucha atención cuando menores señalan que alguien lo está molestando o incomodando. Es importante entender que las niñas y los niños que revelan un abuso sexual, siempre dicen la verdad. Se indica que rara vez los infantes informan de lo que les está ocurriendo, ya sea por vergüenza, temor a que no se les crea o a ser castigados.

Cabe señalar que en la mayoría de los casos, los menores son inducidos por sus propios abusadores a callar mediante sobornos y amenazas. 

Para prevenir la ocurrencia de abuso sexual infantil es necesario:

Hablar sobre sexualidad con los niños y adolescentes y enseñarles las partes de su cuerpo que nadie puede tocar porque él o ella merecen respeto, y sobre todo crear un vínculo de confianza en el/la niño en cualquier circunstancia para recordarles que siempre habrá alguien que lo apoyará. “Hijo, si te están molestando podes contarme o acercarte a tu maestra, nosotros te vamos a escuchar”.
Asimismo, enseñarles que pueden decir “no” si algo los hace sentir incómodos, molestos o disgusta. Si sospechas que un menor de edad está atravesando por una situación de abuso, contactá inmediatamente al 147 desde cualquier compañía telefónica. Tu denuncia es anónima y gratuita. 

Por otra parte, para prevenir embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual, la cartera sanitaria cuenta con un protocolo de atención a víctimas de violencia. Además de la asistencia médica se proporciona asimismo a la víctima contención psicológica y acompañamiento por parte del personal especializado, para que logre superar esta etapa traumática.

Se aconseja, en lo posible, no ducharse ni cambiarse de ropa luego de la agresión sufrida, de forma a realizar toma de muestras oportuna que servirá para enjuiciar al culpable. La consulta médica debe efectuarse inmediatamente al hecho, y bajo ningún motivo debe postergarse.

El diagnóstico de embarazo en niñas menores de 15 años se presume como violencia sexual.

Desde el servicio de salud, se brinda a la víctima de violencia sexual: 
La persona agredida es sometida a un examen médico para conocer su condición de salud y recibir el tratamiento que precisa, según el caso. Asimismo, recibe contención psicológica y acompañamiento por parte del personal especializado, para que logre superar esta etapa traumática.

Se provee de la medicación adecuada con la finalidad de evitar la adquisición de infecciones de transmisión sexual como el VIH. Es fundamental que la víctima reciba medicamentos antirretrovirales, cuanto antes se proceda a la toma del fármaco, la probabilidad de infección se reduce.

Otro procedimiento que está incluido en el protocolo de asistencia a víctimas de agresión sexual es la prescripción de la pastilla anticonceptiva de emergencia. Esta debe consumirse dentro de las primeras horas del hecho. Con esta medida, se puede impedir el desarrollo de un embarazo no deseado.

¡El abuso infantil debe ser detenido! Denunciemos, #TodosSomosResponsables.