Calor extremo podría ser perjudicial para el embarazo

Si estar embarazada ya de por sí hace que suba la temperatura corporal (sobre todo por los cambios hormonales), imagine el embarazo a más de 40º C como se da actualmente en el país. Desde el Ministerio de Salud sostienen que el calor influye en demasía y tiene consecuencias físicas en la mujer. También puede influir en el bebé e incluso hacer que el momento del parto se adelante. 

Las altas temperaturas hacen que se contraigan los vasos sanguíneos como método de ´enfriamiento´, razón por la que a muchas personas se les hinchan los pies. Algo mucho más visible en las embarazadas, ya que su temperatura interna aumenta durante la gestación.

Es evidente que por las cuestiones laborales y quehaceres, no se puede estar encerrados en una habitación refrigerada todo el día. Sin embargo si es importante evitar, de ser posible, las horas con más pico de calor (10:00 a 16:00).
 

Recomendaciones para mantener el cuerpo fuera de los rangos extremos del calor veraniego de Paraguay:

1.    Vista ropa de algodón y muy ligera
2.    Mantenga la casa fresca, con acondicionadores de aire o ventiladores. Abra las ventanas para dejar correr el aire.
3.    Beba al menos 3 litros de agua a los efectos de evitar deshidratarse.
4.    Llevar un elemento para genera viento, como un abanico sería útil para refrescarse un poco.
5.    Consuma alimentos frescos: ensalada, frutas con mucho contenido en agua. Ante todo, hay que mantener la hidratación. Evitar por lo contrario comidas pesadas ricas en grasa e hidratos de carbono
6.    No olvide la crema protectora. La piel es más sensible al sol durante el embarazo.
7.    Ejercitarse un poco evitará la hinchazón de pies y piernas. Otra opción es la natación o un chapuzón en una pileta familiar pequeña.

El calor puede convertirse en una situación de riesgo cuando se produce a un ‘golpe de calor’, que se da generalmente ante el aumento de la temperatura corporal a 39° C.

Puede ser detectado en la embarazadas mediante:
– Piel enrojecida y seca
– Pulso acelerado y dolor de cabeza
– Mareo, vértigo
– Vómitos
Ante cualquiera de estas señales de alarma, debes acudir de inmediato a su centro asistencial más cercano.