El General José Eduvigis Díaz, héroe de Curupayty, nacía un día como hoy

José Eduvigis Díaz nació el 17 de octubre de 1833, en Cerro Verá, Pirayú. Creció en el seno de una familia de labradores en la Cordillera.

Siendo muy pequeño, quedó huérfano de padre, razón por la cual vivió bajo las enseñanzas y el ejemplo de su madre, doña Dolores Rojas, quien lo envió a la escuela más próxima a su casa, donde aprendió las primeras nociones de lectura, aritmética y catecismo.

A los 19 años, en 1852, se incorporó como soldado en el Batallón de Infantería que estaba a cargo de Venancio López, hijo de don Carlos A. López.

Sucesivos ascensos por méritos propios no se hicieron esperar. En todos los puestos que llegó a ocupar se destacó por su virtud.

Siendo sargento, fue trasladado a la Policía, a cargo de su antiguo comandante de Compañía, Hilario Marcó.

Carlos Antonio López se preocupó siempre de la instrucción de José Eduvigis, que era subteniente cuando acompañó al general Francisco Solano López a la Argentina para mediar en el conflicto entre los gobiernos de Paraná y Buenos Aires, de donde volvió y fue ascendido a jefe de Policía.

Se encargó de organizar e instruir el Batallón 40.

Fue jefe de las tropas restantes después del desastre de Uruguayana y Yata?i. En 1866, estuvo al frente de la defensa de Itapirú.

Tuvo magnífica actuación en los combates de Corrales, 2 de Mayo, Tuyutí y Boquerón.

Demostró su heroísmo en varias batallas, pero la que inmortalizó su nombre fue la victoria de Curupayty. Por eso, al evocar aquella jornada del 22 de setiembre, la figura del héroe vuelve a nuestras mentes, porque Curupayty guardó su nombre, y las páginas de nuestra historia lo recogieron para que todos los paraguayos lo veneráramos eternamente.

El general José Eduvigis Díaz fue herido mortalmente en un bombardeo y falleció el 17 de febrero en 1867.