Un día como hoy, pero de 1947, nacía Brian May, guitarrista de la banda Queen

Brian Harold May, considerado por la revista “Rolling Stone” como uno de los 100 Mejores Guitarristas de todos los tiempos, nació el 19 de julio de 1947 en Middlesex, Londres (Reino Unido).

Desde temprana edad mostró un especial gusto por la música, por lo que tomó clases de piano y ukelele; en su séptimo cumpleaños recibió como regalo una guitarra acústica, la cual modificó para hacerla más fácil de manipular.

A los 15 años empezó a tocar dicho instrumento con varios grupos locales, inspirado por Lonnie Donegan, The Shadows, The Ventures y Buddy Holly; un año después construyó con ayuda de su padre, un ingeniero electrónico, la famosa guitarra “Red special”.

Luego de graduarse como licenciado en Ciencias con especialidad en Física, trabajó en el departamento de Astronomía en el Imperial College de Londres, materia que enseñó durante algún tiempo a nivel bachillerato.

En 1969, May (guitarra y coros), Tim Staffel (bajo y vocales) y Roger Taylor (percusión y coros) fundaron la banda Smile; un año después salió Staffel y se integró Freddie Mercury para formar Queen, agrupación a la que poco más tarde se sumó John Deacon (bajo).

El cuarteto debutó como tal el 25 de noviembre de 1970 y cosechó éxitos como “Bohemian rhapsody”, “We are the champions” y “We will rock you” hasta 1991, cuando murió Mercury víctima de Sida; en su honor se plasmó “Made in heaven” (1995), placa en la que intervino el resto de Queen, así como diversas personalidades.

Entre ellas, Metallica, Robert Plant, Def Leppard, Guns N’Roses, Elizabeth Taylor, Elton John, George Michael, Lisa Stansfield, Zucchero y Roger Daltrey. “Queen” (1973), “Queen II” (1974), “Sheer heart attack (1974), “A night at the opera” (1975) y “A day at the races” (1976) fueron sus primeras placas discográficas.

Durante la segunda mitad de la década de los 70, un naciente género denominado punk empezó a ponerse en boga en el Reino Unido, por lo que la mayoría de grupos de la época se vieron ligeramente pasados de moda, aunque Queen consiguió “sobrevivir” gracias al álbum “News of the world” (1977).

A este le siguieron “Jazz” (1978), “The game” (1980), “Flash Gordon” (1980), “Hot space” (1982), “The works” (1984), “A kind of magic” (1986), “The miracle” (1989), “Queen at The Beeb `73” (1989) e “Innuendo” (1991).

Brian May no sólo se hizo famoso por su talento como guitarrista de una de las bandas de rock más importantes de la historia, sino por utilizar una vieja moneda “sixpence” como “pickup”, con la que imprimió un toque especial al sonido del instrumento.

Asimismo, el músico, distinguido por su increíble melena y sus zuecos blancos, cuenta en su haber con más de 50 canciones de su autoría, entre las que destacan “Now I’m here” y “Too much love will kill you”.Su capacidad interpretativa se vio influenciada por Jimmy Hendrix, Jimmy Page, The Shadows y The Ventures, y él inspiró a guitarristas como Eddie Van Halen, Joe Satriani, Slash, Steve Vai y Kirk Hammett.

Luego de la trágica muerte de Mercury, su futuro se vio más que incierto, pues cayó en un fuerte estado de depresión; aun así se las ingenió para salir adelante y emprender camino como solista.

Su primer intento fue “Star fleet project” (1983), el cual incluyó un “cover” y otros dos temas de buena calidad pero que estaban fuera de su característico estilo.

“Back to the light” (1992) fue su debut discográfico formal, que incluyó cortes de su autoría escritos durante cinco años atras; uno de ellos, “Driven by you”, es considerado el mejor de su carrera en solitario en cuanto a lírica e interpretación.

Más tarde grabó en directo “Live at the Briston Academy” (1994), recital en cuyo repertorio figuraron algunas canciones del extinto Queen. En 1997 compuso “No-one but you”, una pieza en honor a todos los personajes que murieron jóvenes, encabezados por su entrañable amigo Freddie Mercury.