Un 6 de julio Jan Hus, impulsor de la reforma de la iglesia checa, moría quemado en la hoguera

Impulsor de la reforma eclesiástica checa, Jan Huss nació en una familia campesina pobre del suroeste de Bohemia, en 1370. Sin embargo, consiguió estudiar Teología y Artes en la Universidad de Praga y ordenarse sacerdote (1400).

En 1402 fue nombrado rector de la Universidad, apoyado por el sentimiento particularista checo frente a la dominación germánica.

Bajo la influencia del hereje inglés John Wycliffe, Hus empezó desde 1405 a predicar contra la excesiva riqueza de la Iglesia y la inmoralidad del clero, reclamando la vuelta a la pureza del mensaje evangélico, la predicación en la lengua checa que podía entender el pueblo y la comunión bajo las dos especies.

Su influencia se vio acrecentada por la crisis en que se hallaba sumida la Iglesia de Roma por el «Cisma de Occidente», así como por la reacción nacionalista checa contra la minoría alemana (iniciada con la lucha por el control de la Universidad de Praga).

Hus fue excomulgado por el papa (1411), pero continuó su campaña y publicó sus tesis en su libro principal, De Ecclesia. Fue llamado a justificarse al Concilio de Constanza (1415), adonde acudió con un salvoconducto del emperador Segismundo; una vez allí, se negó a retractarse de sus ideas y fue quemado en la hoguera por orden del emperador, un 6 de julio de 1415.