Un 4 de jullio de 1996 fallecía, Carlos Agustín Pastore Goiburú, historiógrafo y político paraguayo

Carlos Agustín Pastore Goiburú era natural de Mbuyapey, ciudad del departamento de Paraguarí, Paraguay cuna de próceres. Fue uno de los más importantes políticos paraguayos de su época.

Nació el 16 de mayo de 1907. Fue el tercer hijo varón de la familia constituida por don Carlos Pastore y doña María Coronada Goiburú Ibarra, y nieto de doña Carlota Morteo, virtuosa dama que acogió al pequeño Carlos mientras completaba sus estudios secundarios en Asunción.

Finalizado el Bachillerato, Carlos ingresó a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales donde obtuvo su título de Abogado y Escribano. En su etapa universitaria fue presidente del Centro de Estudiantes de Notariado.

El parentesco con la familia de Eligio Ayala, por una parte, y por otra, el prestigio político de su padre, el diputado nacional Carlos Pastore, volcaron el interés del joven abogado hacia el estudio de los complejos problemas económicos de la nación.

La Biblioteca del desaparecido doctor Pastore se conserva depositada en la Academia Paraguaya de la Historia. La misma fue adquirida por el gobierno nacional y dejada en custodia a los cuidados de la organización rectora de la historia nacional. Su caudal de libros y documentos, de valor histórico incalculable, se halla clasificada y expuesta a la curiosidad de aquellos que acometan el desafío de rescatar e investigar los acontecimientos que definieron la historia y la geografía de nuestro país.

El doctor Carlos Pastore desarrolló una intensa actividad política. Fue presidente del Partido Liberal en el exilio (1959) y llevó a cabo una fuerte campaña en contra del autoritarismo en el Paraguay.

Político e historiador de luces, honró con su estampa a diversas corporaciones y academias del Paraguay y del extranjero. Fue Miembro de Número de la Academia Paraguaya de la Historia, Académico Correspondiente del Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay y de la Real Academia de la Historia de España.

La pérdida de la visión y su delicada salud no fueron obstáculo para que dejase de continuar imprimiendo sus enseñanzas y directivas.

El importante referente de las ciencias políticas y jurídicas falleció en Asunción el 4 de julio de 1996.