Se cumplen 33 años del fallecimiento del poeta y periodista, Vicente Lamas

Nació en Asunción en 1900; hijo de Vicente Lamas y Clementina Carísimo Jovellanos, quienes habían sobrellevado las angustias y privaciones resultantes de la gran Epopeya.

Introvertido, la parquedad o el silencio guardaban sus ondas reflexiones y juicios, afloradas con su ropaje de elegancia en sus notas periodísticas y aún más en sus poemas cristalinos.

Modesto y honrado a carta cabal, prefirió la ríspida senda de la pobreza a los beneficios fáciles de los acomodos y las obsecuencias.

Su obra poética, que en opinión de Teresa Méndez-Faith “…capta momentos y cuadros típicos del campo paraguayo y al mismo tiempo refleja la economía verbal y el cuidado formal típicos del soneto…”, es vasta en su cantidad, si bien publicó un solo libro, “La senda escondida” (1956).

El resto de su producción está disperso en periódicos, revistas y antologías literarias diversas y de ella se ha hecho una clasificación que abarca las “Estampas rurales” (con poemas entre los que sobresale “El tropero”), los “Motivos urbanos” (representados por “Ante el monumento a Antequera”) y el denominado “Hondamente” (donde figura su célebre “Canción del miliciano guaraní”).

Falleció en Asunción un 15 de julio de 1982.