Revanchismo.

El presidente de la República, Fernando Lugo, admitió que la destitución de los embajadores en el Uruguay y Líbano se debió al incumplimiento de los acuerdos políticos en la designación del Fiscal General del Estado y en la ratificación en sus cargos de los directores de las Binacionales.