<p>Guerra comercial.</p>

La ley que prohíbe la utilización del tripolifosfato es una guerra comercial disfrazada de supuesta protección al medio ambiente, impulsada por la Asociación de Industrias Domisanitarias, según denunció en otro momento el titular de la CAEDHPA, Silvio Codas.