Para aplacar un amotinamiento.

El ministro de Justicia y Trabajo Humberto Blasco admitió que hubo uso de fuerza en la Penitenciaría Regional de Ciudad del Este. Indicó que la misma fue utilizada para aplacar un amotinamiento de un grupo de reclusos que contaban con armas de fuego y que amenazaban con actos de violencia.