No respetaron el acuerdo.

Uno de los ocupantes del predio municipal, de nombre Rodolfo Vega, denunció que el Gobierno no respetó un preacuerdo que debía firmarse entre las partes, para efectivizarse el desalojo en forma pacífica. Advertía además que invadirían nuevamente el lugar a machetazos.