No fue accidental.

En otro momento, la fiscal Sonia Sanguines argumentó las razones por las cuales descartó que el hecho ocurrido en Hugua Ñandú fuera accidental.