“No abandonaremos el aserradero, vamos a parar un rato por seguridad” – Aníbal Lindstron.

Aníbal Lindstron, hermano de Luis, aseguró que no abandonarán definitivamente el aserradero. “Por seguridad vamos a parar un rato hasta que se clamen las aguas”, manifestó. Por otro lado lamentó las amenazas hacia su sobrina, indicando que ese tipo de hechos es normal en la zona. Señaló que unas 150 familias del lugar están vinculadas laboralmente con la familia. Por último expresó su confianza en el trabajo de los militares y policías en marco del combate contra el EPP.