Millonarias pérdidas.

El sector industrial registró una pérdida de alrededor de 300 millones de dólares en casi dos meses de cierre de los mercados internacionales a los productos cárnicos, según estimó la empresaria Maris Llorens.