La opinión del Abog. Jorge Vasconcellos sobre la reeleccion de Lugo

En estos días ha producido alboroto el anuncio hecho por el expresidente, Fernando Armindo Lugo, sobre su “posible” candidatura a la Presidencia de la Republica por el periodo 2013-2018, alegando contar con tres dictámenes jurídicos sobre su “habilidad” para postularse al cargo.-

Si analizáramos el tema con algún rigor científico, debiéramos establecer, en primer término, que resulta irrelevante que cuente con tres o treinta dictámenes jurídicos sobre el particular, pues en esta materia, las opiniones se “pesan”, no se “cuentan”.-

Si el valor numérico de los dictámenes fuera trascendente, tendríamos que considerar que tres es apenas el cero coma cero uno por ciento (0,01%) de abogados matriculados en el Paraguay.-Pretender entonces, que el número de dictámenes que establecen “criterios” tenga alguna importancia para determinar la seriedad, solidez o valor del resultado, resulta un despropósito.-

Lo cierto y concreto es que Fernando Armindo Lugo se encuentra atrapado en su laberinto. Un laberinto marcado por las permanentes contradicciones en que incurre, y ha incurrido desde su época de Obispo de la Iglesia Católica.-

No es propósito de estas reflexiones evaluar la gestión presidencial de Lugo, ni sentar posiciones respecto a su conducta o inconducta durante su mandato, sino que recoger las contradicciones en que ha incurrido respecto al juicio político y a la destitución que le ha seguido, y sentar posiciones sobre su proyecto reeleccionista.-Aquellas contradicciones, que según algunos es consecuencia de un carácter bipolar, y según otros de su falta de carácter para asumir posiciones firmes y permanentes, se destacan con nitidez en los últimos días de su mandato, en los días posteriores, y sobre todo ahora, al abordar el tema de su pretendida reelección.-

“…El presidente anuncia que no va a presentar renuncia al cargo y se somete con absoluta obediencia a enfrentar el juicio político con todas sus consecuencias…” afirmó públicamente en un Mensaje a la Nación, el 21 de junio de 2012, luego de conocerse la aprobación de la acusación por la Cámara de Diputados.-

Al día siguiente, luego de que la Cámara de Senadores decretara su destitución, seguía a pie juntillas su “sometimiento con absoluta obediencia” al Juicio Político, y dirigiéndose la sociedad mediante un discurso difundido por los medios de prensa, se presentó como”exmandatario nacional” (“Como siempre he actuado en el marco de la ley, aunque esta haya sido torcida como una frágil rama al viento, me someto a la decisión del Congreso y estoy dispuesto a responder siempre por mis actos como exmandatario nacional”).-

Pocos días después, el discurso varió sustancialmente, y en la noche del 23 de junio de 2012, calificaba el juicio político al que se sometió “…con absoluta obediencia…” como un Golpe de Estado, aunque reconocía aún en el Dr. Federico Franco su condición de Presidente de la República (“El presidente Franco que se ha instalado después del golpe de estado a través del juicio político tiene que pensar como saldar esta situación”).-

Con el correr de los días fue radicalizando su posición, llegando a reputarse Presidente, organizando reuniones del “Gabinete de Ministros”, al tiempo que reclamaba a la sociedad de Naciones, la imposición de castigos al Paraguay, aunque con la aclaración que tales castigos deben ser adoptados contra la clase política y no contra la ciudadanía (¿?).-

Posteriormente, el mismo Lugo reconoció que podría presentar su candidatura a la Senaduría “activa”, reconociendo, admitiendo o asumiendo, que no es Presidente, y lo que es más, que no ha accedido al cargo de Senador Vitalicio, por la forma en que ha concluido su mandato.-

Ahora, con el anuncio de su posible candidatura a la Presidencia de la República, torna su situación personal, un tanto más confusa o contradictoria, ya que – si como dice – sigue siendo Presidente, la relección le esta vedada.-

En realidad, en cualquiera de los casos es inhábil para postularse al cargo de Presidente de la República, pues la Constitución Nacional es absoluta y definitivamente clara, cuando dice: Artículo 229. DE LA DURACIÓN DEL MANDATO.El Presidente de la República y el Vicepresidente durarán cinco años improrrogables en el ejercicio de sus funciones, a contar desde el quince de agosto siguiente a las elecciones. No podrán ser reelectos en ningún caso. El Vicepresidente sólo podrá ser electo Presidente para el período posterior, si hubiese cesado en su cargo seis meses antes de los comicios generales. Quien haya ejercido la presidencia por más de doce meses no podrá ser electo Vicepresidente de la República.

El aforismo latino que reza “…in claris non fit interpretatio…” resulta incuestionablemente aplicable al caso. Dice la ley NO PODRAN SER REELECTOS EN NINGUN CASO.-

Los dictámenes jurídicos que dice tener Fernando Armindo Lugo (sean tres, treinta o trescientos), no pueden interpretar la norma en un sentido contrario al expresa y claramente establecido en ella. La relección no se admite EN NINGUN CASO.-

En estas circunstancias, el único que concurrió a alentar la peregrina tesis de la reelección del ex presidente, ha sido su antecesor. El mismo que con su conducta y decisión política ignoró la causa de inhabilidad para que el Obispo Fernando Armindo Lugo se presente como candidato en el año 2008, bajo el argumento de brindar al acto comicial “mayor legitimidad”.-

Este Abogado, que en su época de estudiante – según dicen – no se destacó por buenas calificaciones, nos ha acostumbrado durante su Gobierno a su 2 SI LA LEY ES CLARA NO HA MENESTER DE INTERPRETACIÓN constante y permanente relativización de las disposiciones Constitucionales, forzándolas al límite, de modo permante, dijo a los medios de prensa que: “Hay que dejarle que se candidate para que vaya comprendiendo mejor los procesos políticos y sociales” No tengo referencia quienes son los otros “juristas”, los consultados por Lugo, ni conozco los “fundamentos” de sus criterios, pero tengo el mío, que se apoya en el texto claro de la Constitución Nacional.-

Concluyo recordando un dialogo de “La silla del Águila” del novelista mexicano Carlos Fuertes que dice “…Tenemos dos reglas de oro para la política mexicana. Una es benigna: la no-reelección. Otra es más severa: el exilio. Pero la razón es la misma: todo malhechor es reincidente, mi joven amigo…”. Nosotros hemos optado por la menos severa, en la ley Fundamental de la Nación, y sería bueno que tanto Lugo como Duarte Frutos lo entiendan, de una buena vez por todas.-